Etnoturismo en La Guajira

enero 31, 2021

El Departamento de La Guajira, en Colombia, representa un destino único especializado donde habitan culturas vivas en medio de escenarios naturales de gran belleza, playas prístinas y ecosistemas biodiversos; para quienes buscan una inmersión auténtica con comunidades indígenas en medio de la naturaleza.

A diferencia de otros destinos especializados a nivel internacional, La Guajira ofrece la oportunidad

de vivir, sentir y apreciar maravillosos contrastes de zonas inexploradas y la sabiduría ancestral de una las comunidades más representativas de Colombia.

La pluriculturalidad de La Guajira, hacen de este destino, un lugar fascinante. La diversidad étnica permite una asombrosa realidad que mezcla y funde sabores, olores y,  colores.

El 40% de nuestra población es indígena, mayoritariamente de la etnia Wayuu, pero se destacan en el espectro los Koguis, los Wiwas,  los Arahuacos y, los Kankuamos. El 60% de la población obedece al mestizaje propiciado por las migraciones africanas y europeas (Españoles, Holandeses, Alemanes, Franceses, Italianos, entre otros) y las migraciones Sirias y Libanesas.

El mundo Wayuu, concentra hoy la mayor atención del turista, la cual se concentra en conocer sus costumbres, mitos, ritos y leyendas. En aproximarse a sus sabores a través de la gastronomía  y en percibir su luz a partir de la  vistosidad impresa en la mezcla de colores y formas expresas en  sus artesanías.

El fundamento de La Guajira  se sustenta en la diversidad cultural, con una fuerte presencia y correspondencia  en la cultura indígena Wayuu.  Para hacer turismo y adentrarse en el territorio guajiro de la media y alta guajira,  es vital comprender la simbología del mundo  wayuu. Es vital contar con información previa que posibilite y facilite ir a cada instante del camino descubriendo y contrastando las realidades que se asoman a su paso.

Aquí,  algunos referentes sugeridos, como abrebocas  a una experiencia inmersiva en parte del   patrimonio natural y cultural de La Guajira a través del turismo étnico cultural y de los elementos que hacen diferente a este territorio, nuestro territorio:

WOUMMAIN

(Nuestro Territorio)

El territorio ancestral y tradicional Wayuu, conocido en lengua materna con el nombre de woummain, abarca toda el área geográfica  de al Península de La Guajira, compartida entre las repúblicas de Colombia y Venezuela.  La península se circunscribe entre las márgenes del Río Ranchería (lado colombiano) y el Rio Limón (lado venezolano), en cuyas características geográficas se ha comprendido el propio modo de vida Wayuu y el sentido de pertenencia a la colectividad, dado que históricamente es el lugar donde se ha desarrollado la vida social, espiritual, cultural, económica y política del pueblo Wayuu.

En la concepción del territorio se comprende que la región norte extrema de la península, conocida con el nombre de wuinpuuin, es el lugar de la historia mítica y ancestral, donde se reconoce el hecho fundacional que dio vida y origen a los primeros seres Wayuu. Los nativos de esta región, conocida también como “Alta Guajira”, se autoreconocen con el gentilicio de wayuu wuinpejee´ walii, debido a que en la historia oral se describe que allí se produjo la unión de vida entre los seres míticos representados en MMA (Madre Tierra) Y JUYAA (Gran Espíritu del Agua Lluvia).

 MATRILINISMO WAYUU

El matrilinismo en la cultura wayuu se fundamenta en un sistema de parentesco – familiar por la línea materna donde la mujer es quién garantiza en forma legítima la prolongación del linaje al interior de la unidad familiar de los núcleos claníles denominados Ei’rukuu (linaje materno). Como madre ella es quien transmite a sus hijos el linaje materno para el reconocimiento del proceso hereditario. Los hijos son legítimos de ella, debido a que se reconocen principalmente como carne de su carne. Esto representa a que la mujer en la cultura wayuu es quien funda la Institución Social de la Familia Claníl, es decir, los ancestros familiares son los parientes de la madre, desde lo cual se establece del vínculo por concarnidad y no por consanguinidad. Este sistema de linaje es muy diferente a la concepción que tiene la población occidental sobre la familia, en el cual la figura del hombre como padre prevalece más que el de la mujer como madre, ejemplo de ello, vemos como el primer apellido de los hijos es el del padre, luego el de la madre.

A través del ei´rukuu la mujer wayuu hereda el territorio ancestral a sus hijos. Cada miembro  de una familia clanÍl tiene conciencia sobre la ubicación de su territorio ancestral en la península de La Guajira. El territorio se hereda únicamente por línea materna. Así como la mujer hereda su territorio también a través del linaje transfiere a sus hijos bienes como prendas de collares preciosos y las diversas especies de ganado vacuno, ovino, caprino que constituyen la base de la economía tradicional.

WAYUUNAIKI (Lengua Materna)

“A través del wayuunaiki se configura el sistema de signos orales que permiten asimilar el conocimiento tradicional, con el cual se conserva la identidad cultural que define el modo de ser Wayuu más allá del origen biológico. Como expresión articulada, el lenguaje oral se constituye en uno de los rasgos más distintivo de la comunidad, siendo el medio fundamental a través del cual se expresan los sentimientos y el pensamiento.  El uso de la lengua materna permite expresar la cosmovisión propia y los los significados que afianzan el sistema de valores éticos y morales, que constituyen un factor determinante del ser Wayuu”.

Tomado del Plan Especial de Salvaguarda del Sistema Normativo Wayuu.

La palabra Wayuu es una autodenominación en Wayuunaiki, que es la lengua materna, en cuya etimología se interpreta el concepto de la condición humana del ser Wayuu como persona con valores sociales y espirituales. El nombre es un término compuesto que proviene de la palabra wayaa, que significa “nosotros”, y del vocablo yuu, el cual se refiere a un atributo de carácter espiritual. De ahí, que el vocablo yuu se utilice como sufijo en la determinación de los nombres de cada grupo familiar, mediante el cual se reconoce la esencia espiritual del ser Wayuu incorporado estrictamente en la institución social de la unidad claníl del linaje familiar. En sí mismo, el vocablo yuu expresa el reconocimiento de la esencia vital de los Aseyuu, que son atributos espirituales inducidos voluntariamente para que cumplan su función como espíritus auxiliares durante los rituales sagrados, igual funcionan como espíritus protectores de los linajes matrilineales.

En cuanto a la lengua materna, esta recibe el nombre de Wayuunaiki, desde lo cual se interpreta el Ser Wayuu como persona que actúa a partir de un sistema de creencias y pensamientos fundados en valores y principios racionales. El nombre se compone de los vocablos Wayuu (personas) + anaa (bueno, bien) + ekii (cabeza, mente, pensamiento), que etimológicamente significa “persona de buena cabeza”, es decir, “persona de buenos pensamientos”. Como derivación de la palabra Wayuunaiki se utiliza el término anúiki, para referirse a la facultad del habla, desde lo cual se expresa el contenido de los sentimientos y el pensamiento.

NUESTRO ORIGEN MÍTICO

Acerca del origen de los primeros seres wayuu, el mito fundacional sostiene que fuimos concebidos a partir de la unión de MMA (la Tierra), y JUYAA (el Padre Lluvia). En la concepción mítica se narra que hubo un tiempo conocido como Sumaiwa (cuando antigua), donde se reconoce la existencia de varios principios esenciales, reconocidos como seres Pülashi (esencias sobrenaturales), que luego dieron origen a nuestros antepasados wayuu. De acuerdo al carácter de cada uno de estos seres sobrenaturales, se reconoce la existencia natural de la esencia Wenshii’kalü (principio femenino del tiempo), Jimatiñiiti’kalü (principio femenino de la calma y la serenidad), Piuushii’kalü (principio femenino de la oscuridad), Kai’kai (principio masculino del sol), Kashikai (principio masculino de la luna), Jouttai’kalü (principio femenino de la brisa y el viento), Palaa’kalü (principio femenino de la mar), Mma’kalii (principio femenino de la tierra), Lapüü’kalü (principio femenino del sueño), Juyakai (principio masculino del agua lluvia), Jemiai’kalü (principio femenino del frío), Saamatüüi’kalii (principio femenino de la humedad), entre otros.

WOUMMAIN (Nuestro Territorio), MATRILINISMO WAYUU, WAYUUNAIKI (Lengua Materna) y NUESTRO ORIGEN MÍTICO, fragmentos tomados de la Revista Cultural Seyuu Mma, Espiritu de la Tierra.

 

¡Descubre más!

http://geografiasmiticasguajira.com/

Relatos con GPS
Relatos con GPS